Thona Informa

Miércoles, 04 Marzo 2015 13:39

Cómo evitar la diabetes

Valora este artículo
(2 votos)

Conoce más acerca de la diabetes y aprende a cuidarte a través de los consejos que te damos.

En los pasados 30 años, la prevalencia de la diabetes tipo 2 se ha disparado a tal extensión que ahora se ve como epidemia en el mundo occidental. De ser un padecimiento leve y raro de la tercera edad a convertirse en una enfermedad crónica, la diabetes mellitus afecta a personas de cualquier edad, raza, antecedentes y es ahora una causa mayor de muerte prematura en muchos países alrededor del mundo, pues una persona muere por diabetes cada 10 segundos. El presente artículo se enfoca en las maneras en que podrás evitar padecer diabetes tipo 2 y hace hincapié en cambiar ciertos comportamientos de riesgo.

 

Conoce los diferentes tipos de diabetes.

Los diferentes tipos de diabetes afectan la manera en que la azúcar en sangre (glucosa) se procesa en el organismo. Siendo una fuente de energía esencial, la glucosa está presente en el torrente sanguíneo después de digerir alimentos. La insulina normalmente se produce en el páncreas, ayuda a la glucosa a salir del torrente sanguíneo y distribuirlo en las células hepáticas, músculo y tejido adiposo, donde se convierte en energía utilizable para el cuerpo. Existen dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2. Aproximadamente el 10% de las personas con diabetes tienen tipo 1, mientras el tipo 2 es más prevalente. En resumen, los antecedentes de los tipos de diabetes son los siguientes:

  • Diabetes tipo 1: por esta afección se destruye más del 90% de las células del páncreas que producen insulina, lo cual ocasiona que el páncreas detenga la producción de insulina o produzca muy poca cantidad. La diabetes tipo 1 tiende a presentarse antes de los 30 años y puede deberse a un factor ambiental, así como a una predisposición genética.
  • Diabetes tipo 2: mientras el páncreas continúa produciendo insulina, o incluso niveles más altos de insulina, el cuerpo desarrolla resistencia a la insulina, lo cual ocasiona escasez de insulina para las necesidades del cuerpo y los niveles de azúcar sanguíneos se mantienen muy elevados permanentemente. Mientras este tipo de diabetes puede ocurrir en niños y adolescentes, normalmente se presenta en personas mayores de 30 años y es más común a medida que la persona envejece. Tiende a presentarse en familias y un 15% de personas sobre los 70 años tienen diabetes tipo 2. El tipo 2 puede no demostrar síntomas por años o incluso décadas antes de ser diagnosticado, mientras la salud puede silenciosamente caer en crisis antes de que uno busque atención médica. Pon atención a los posibles indicadores.
  • La diabetes gestacional (DG) se desarrolla durante el embarazo. Si no se diagnostica o se trata, sus efectos adversos pueden dañar a la madre y al feto. Tener diabetes gestacional, que se resuelve después del parto, aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en algún momento de la vida y de padecer diabetes gestacional en el siguiente embarazo. También aumenta las posibilidades de presentar enfermedades cardiovasculares después de los 15 a 20 años, ¡de 1,5 a 7,8 veces!
  • La diabetes por cirugías, drogas, desnutrición, infecciones, enfermedades, desórdenes hereditarios que pueden producir diabetes (tal como la fibrosis quística) pueden ser del 1% al 2% de los casos diagnosticados de diabetes.

Preocúpate.

Los peligros de cómo la diabetes tipo 2 puede descarrilar tu vida es parte importante para motivarte a evitar malos hábitos alimenticios. A menudo las complicaciones de la diabetes ocurren rápidamente, mientras en otras progresan lentamente. Los tipos de complicaciones que se presentan con la diabetes incluye:

  • Menor riego sanguíneo en la piel y los nervios.
  • Obstrucción de los vasos sanguíneos por sustancias grasosas y coágulos sanguíneos (llamado aterosclerosis).
  • Que podría desencadenar insuficiencia cardíaca y embolia.
  • Calambres en las piernas al caminar.
  • Visión deficiente permanente.
  • Insuficiencia renal.
  • Daño a los nervios (entumecimiento, dolor y pérdida de su función).
  • Inflamación, infecciones y piel frágil.
  • Angina de pecho (dolor en el corazón), etc.

Cambia tus hábitos alimenticios.

Una dieta rica en alimentos cargados con azúcar, así como alimentos elevados en colesterol, aumenta el riesgo de desarrollar prediabetes y diabetes tipo 2. Para mejorar tus posibilidades de revertir los niveles elevados de azúcar (prediabetes) y restaurar una salud completa, existen algunas soluciones en la dieta que podrás implementar desde hoy. Las siguientes sugerencias nutricionales se enfocan en lo que deberás hacer y en lo que no:

  • Incrementa la ingesta de frutas y verduras. Procura consumir de 7 a 9 porciones de fruta y verduras. Pueden ser frescas, congeladas o deshidratadas, pero lo mejor será consumir lo más fresco posible. Trata de reducir tu ingesta de verduras enlatadas, porque tienen mayor contenido de sal.
  • Come verduras de hoja verde oscura (por ejemplo, brócoli, espinacas, col de Bruselas).
  • Verduras anaranjadas (por ejemplo, zanahorias, papas dulces,calabazas, calabacines).
  • Frijoles y chícharos (por ejemplo, frijoles negros, garbanzos, frijoles peruano, pinto, lentejas, ejotes).
  • Come carbohidratos buenos. Evita las pastas, pasteles, frituras y demás carbohidratos procesados. Busca en su lugar carbohidratos que sean saludables, tales como las frutas, las verduras, los cereales y el pan de grano integral. Busca opciones con buen contenido de fibra, pues se ha demostrado que disminuye los niveles de azúcar, ya que limpia y desacelera el proceso de digestión y la velocidad con la que la glucosa ingresa al torrente sanguíneo.
  • Come granos integrales, arroz integral, cereales 100% integrales para el desayuno, pasta integral, etc.
  • Come pan integral, bagels, pan de pita y tortillas.
  • Evita beber azúcar. Calma tu sed con agua la mayoría del tiempo. Si te preocupa su calidad, compra un filtro. Los refrescos, sodas, jugos y bebidas de fruta, agua de sabor, bebidas energéticas, etc. son todas fuentes de azúcar invisible que tu cuerpo no necesita. Deja estas bebidas como premios únicamente y bebe agua, leche entera o leche de soya sin azúcar, de nueces, de avena, etc. El agua mineral no tiene azúcar, además un par de gotas de jugo de limón o naranja recién exprimida puede ser suficiente para darle un sabor agradable. El café y el té están bien con moderación, sin azúcar. Persevera: tu cuerpo te pedirá bebidas azucaradas inicialmente hasta que elimines ese hábito.
  • Consume grasas más saludables. Evita las grasas supuestamente “saludables”, tales como el aceite de oliva, porque por lo general está rancio para cuando llega a los anaqueles de los supermercados. Más bien, procura usar aceite de coco para cocinar, el cual tiene muchos beneficios nutricionales y preserva su valor en el organismo después de consumirlo (no se descompone con el calor). El aguacate es otro alimento rico en grasas saludable. Evita las grasas procesadas, los aceites hidrogenados, parcialmente saturados y vegetales (de canola, de maíz, etc.).
  • Deja los bocadillos para ocasiones especiales. La disponibilidad constante de los alimentos con azúcar y grasas es equivalente a un festín permanente. Muchos de nosotros hemos perdido la habilidad de abstenernos a comer bocadillos dulces y grasosos y los hemos incluido en nuestras dietas diarias. En el pasado, los seres humanos podían disfrutar solamente de tal variedad de bocadillos en ocasiones especiales, tales como festines y celebraciones. La espera que generaba esa gratificación aplazada hacía mayores la dulzura y el sabor delicioso de esos bocadillos. Hoy en día, es una solución que damos por hecho para cada problema durante el día: “Alguien dijo, mi trabajo es de lo peor ¡Necesito un chocolate!”. Si bien no podemos cambiar el ritmo loco de nuestro lugar de trabajo y la vida (todavía), podemos defender nuestra salud personal al no usar la comida como la muleta del estrés en que se ha convertido y dejando los bocadillos para verdaderas ocasiones especiales para saborear.

    Si vas a modificar tus hábitos alimenticios a los más saludables como parte de tu estilo de vida, perderás peso sin tanto esfuerzo que si te concentraras en las privaciones propias de una “dieta”. Come sano, haz ejercicio y el peso comenzará a eliminarse. Ten en cuenta el objetivo de estar sano toda la vida y el hecho de que incluso las personas con un sobrepeso extremo han reducido el 70% de su riesgo de diabetes solo con la pérdida de un 5% de su peso total.

  • Tómalo con calma. Las “dietas” tienden a fracasar porque son a corto plazo y queremos llegar a un punto “final”. Un cambio de estilo de vida al comer es para toda la vida y consiste en cortar poco a poco los alimentos que aumentan los riesgos de salud, mientras aumentas los alimentos más saludables. Como es gradual, tu cuerpo se vuelve más sensible a la alimentación saludable y comenzarás a disfrutar mucho más, sin los saborizantes agregados, procesamiento, azúcar, grasas y sal.

Creado por Oscar Avila, Charlyfar, Pamela Gonzalez

Fuente: http://es.wikihow.com/evitar-la-diabetes

Visto 1924 veces Modificado por última vez en Lunes, 05 Diciembre 2016 11:41

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Conoce nuestros productos

Tu Estrella Ciclista

El seguro para ciclistas en caso de un accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Mayor

El seguro de vida para adultos mayores.

Ver más información >

Tu Estrella Motociclista

El seguro para motociclista en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Estrella Infantil

El seguro para tus niños en caso de un accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Especial

El seguro de vida para personas con alguna discapacidad.

Ver más información >

Tu Estrella Deportiva

El seguro para deportistas en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Benefactor

El seguro de vida para padres de familia.

Ver más información >

Tu Estrella Académica

El seguro para estudiantes en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Ocupacional

El seguro de vida para empleadores preocupados por sus colaboradores.

Ver más información >

Tu Estrella Laboral

El seguro que brinda protección para el trabajo.

Ver más información >

Tu Estrella Social

El seguro para grupos vulnerables en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Aval

El seguro de vida para empresas que otorgan crédito.

Ver más información >

Tu Estrella Paterna

El seguro para los papás en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Estrella Constructora

El seguro para trabajadores de la construcción.

Ver más información >

Tu Estrella Doméstica

El seguro para empleados domésticos en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Lucero Estelar

El seguro de vida para los trabajadores.

Ver más información >

Tu Estrella Vigilante

El seguro que brinda protección ante un asalto.

Ver más información >

Tu Estrella Materna

El seguro para las mamás en caso de accidente.

Ver más información >

Tu Estrella Peregrina

El seguro para peregrinos en caso de accidente.

Ver más información >

¿Qué seguro
necesitas?

Teléfono para emergencia:01 800 890 6824

Teléfono de oficinas:(55) 4433-8900

Thona Seguros

® 2015 Thona Seguros, S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Félix Parra 65, San José Insurgentes, 03900, Ciudad de México

Síguenos:

Facebook Twitter

Diseñado por Concentra Multimedia