La importancia de la Inclusión y diversidad en las empresas

Cuando se decide hablar de inclusión y diversidad en las empresas se debe hacer desde un enfoque educativo y empático para integrar a todas las personas sin distinción alguna, tomando en cuenta también su preferencia o identidad sexual anteponiendo el respeto a la individualidad y la dignidad de cada ser humano.

En Thona Seguros sabemos que la clave para lograrlo está en el reconocimiento y el respeto hacia los demás como principios éticos de normas de conducta, motivándonos a ir más allá de solo cumplir la ley; hablemos de “vivir plenamente” los valores que queremos como sociedad, de adoptar aquellos que nos hagan falta y que, en el camino hacia la inclusión y la diversidad, estemos seguros que el amor entre las personas no nos afecta ni es un error.

El Día Internacional del Orgullo.

Conmemora los disturbios de Stonewall en 1969, en protesta por una redada de la policía que se llevó a cabo el día 28 de junio de ese año en el pub “Stonewall Inn”, ubicado en un barrio neoyorquino de Estados Unidos, contra la comunidad LGBTTTIQ+ y, con el paso de los años, se ha convertido en una celebración que busca visibilizar y hacer conciencia sobre la discriminación que sufren las personas por su orientación sexual o su identificación de género. Es un día de libertad total para la comunidad, y es por eso que muchas muestras ese día son desmedidas y libertinas.

Es común que, entre la sociedad, haya confusiones y estigmas que promuevan los prejuicios que exacerben las conductas homofóbicas, es por eso que es necesario hacer una importante precisión sobre la importancia de este tema: La inclusión no mata, la homofobia sí.

No es raro encontrar opiniones y burlas sobre la ideología de la identidad de género, basándose en la falacia de que el género es la diferenciación entre hombres y mujeres por nacimiento, y no es así; es el sexo (biológico) de nacimiento lo que determina físicamente si somos hombres y mujeres. Por tanto, es un error decir “género” para referirnos al sexo de las personas. De ahí debemos empezar. El género, por definición, “son los grupos a los que pertenecen los seres humanos con características comunes, entendiéndolo desde un punto de vista sociocultural”, es decir, las palabras masculino, femenino son categorías de género porque conllevan ciertos modos de conducta que la sociedad atribuye a las personas.

Por ejemplo, el “género masculino” está designado para las personas que cumplen con las características estereotípicas de parecer un hombre rudo, líder, competidor, agresivo, ambicioso y con gran experiencia sexual, pero también tienen que ser poco sensibles, emocionalmente estoicos y no demostrar debilidad mental como llorar. El ejemplo hipermasculino de este género sería el término “macho” que es comúnmente utilizado.

En cambio, el “género femenino” está más reservado para aquellas personas con características dulces, delicadas, complacientes, emocionalmente sumisas, ingenuas, sexualmente pasivas y hogareñas. Físicamente se acostumbra que estas personas sean delgadas, maquilladas y elegantes. El ejemplo hiperfemenino serían las amas de casa obedientes que se dedican a cuidar a los niños y que atienden a sus maridos.

Como pueden ver, el común denominador de estos dos términos es la sexualidad y estas características pueden ser aplicadas para hombres y mujeres por igual, siempre que cumplan con la personalidad pero no son los únicos tipos de género que podemos encontrar. De esto deriva la importancia de educar a las personas para que ocupen los términos correctos y que conozcan la variedad tan amplia en diversidad sexual que nos podemos encontrar.

Las siglas del término LGBTTTIQ+, o LGBT como comúnmente se le conoce, tratan de integrar a toda la comunidad de personas que se identifican como No Binarias y están descritas por cada una de sus letras:

  • “L” – Lesbianas: personas que se identifican como mujeres y se sienten atraídas sexualmente por otras mujeres.
  • “G” – Gays: personas que se identifican como hombres y que se sienten atraídos sexualmente por otros hombres.
  • “B” – Bisexual: personas que se sienten atraídos sexualmente por hombres y mujeres.
  • “T” – Travesti: personas que se expresan y visten de acuerdo al sexo opuesto.
  • “T” – Transexual: personas que no se sienten identificadas con el sexo que se les asignó al nacer y pasan por una transformación que implica el cambio de sexo (físico y legal).
  • “T” – Transgénero: personas que no se identifican con el sexo que se les asignó al nacer pero que aún no pasan por el cambio de sexo. Es un género temporal, transitorio o inconcluso.
  • “I” – Intersexual: personas que nacen con órganos reproductivos inconclusos o indefinidos a los que se les asignó un sexo legal, muchas veces intervenidos quirúrgicamente de bebés para que sus genitales coincidan con órganos sexuales ambiguos.
  • “Q” – Queer: personas que no se limitan a las imposiciones de genero de hombre y mujer; sus relaciones, preferencias sexuales, identidad y están fuera de la heteronormatividad.
  • “+” – Por todas las personas que no entran en estas siglas, pero se da a entender que existen muchas más.


Este sábado 25 de junio se llevó a cabo la marcha del orgullo LGBTTTIQ+ con la consigna: “¡Las calles son nuestras!”, para exigir una diversidad libre de odio, violencia y machismo en la sociedad”, luchando por la reivindicación de sus derechos humanos y hacer un llamado a toda la sociedad para que se sumen a este esfuerzo por construir un futuro sin miedo ni odio.

Invitamos a todas las personas a ser agentes del cambio defendiendo las libertades de todas las personas reconociendo que dar derechos a otras personas no limita los derechos de los demás, promoviendo el conocimiento y la empatía para comprender de una mejor manera los retos a los que nos enfrentamos como sociedad. Es un esfuerzo para vivir mejor y mucho más felices.

Thona Seguros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.